marzo 25 , 2020

      La primavera en pausa

      Estoy segura de que muchos de vosotros todavía tenéis la sensación de que lo que estamos viviendo no es real. Yo desde luego a veces creo que esto es una película, pero estoy segura que será una de esas en las que al final todo se soluciona, si lo hacemos juntos, lo superaremos y esto nos hará más fuertes.

      Mientras, los días siguen pasando, y sin darnos cuenta ya estamos en primavera. Aunque el tiempo que vemos por nuestras ventanas todavía no se muestra muy primaveral, y casi que se agradece, a ver si el sol se anima a salir cuando  nosotros también podamos. Y es que nuestras ventanas, balcones, terrazas o jardines se han convertido en nuestro escaparate al mundo. Desde tomar el aire o la cita ineludible de las 8 de la tarde que es el momento más emocionante del día, estos espacios se han convertido en los lugares de desahogo, ya que el resto de nuestra vida pasa dentro de casa.

      Y una parte importante es el trabajo, ya que muchos estamos teletrabajando estos días. Una experiencia nueva para la mayoría y sobre la que debemos establecer una serie de reglas para llevarlo de la mejor manera posible. Para los que tenemos hijos, compartir el espacio durante todo el día e intentar que ellos estén entretenidos o hagan sus tareas al mismo tiempo que trabajamos es un auténtico reto, por eso, todos debemos tener nuestros horarios y rutinas estipulados, ya sean de ocio o profesional.

      Una vez tengamos claro las horas que le vamos a dedicar (incluidos sus respectivos descansos para poder desconectar), tenemos que marcar un espacio determinado para hacerlo, que debe ser siempre el mismo, y donde no podremos realizar otra actividad para marcar la diferencia de cuando estamos o no trabajando. Otra de las recomendaciones que hacen todos los expertos es seguir cuidando la vestimenta, “fingir” que seguimos yendo a la oficina, es decir, vestirnos todos los días y utilizar el pijama solo para dormir, por muy tentador que sea trabajar más cómoda.

      Además, hemos tenido la “suerte” de que esta cuarentena nos haya cogido en la era de la tecnología y la conectividad, así que debemos seguir en contacto con todos nuestros compañeros y equipos, algo que nos hará sentirnos acompañados y seguir sintiendo esa fuerza de grupo de trabajo que nos ayuda a concentrarnos en los objetivos.

      En general, lo importante es que intentemos mantener el ánimo alto, permitiéndonos tener nuestros momentos de bajón pero sin dejar que nos conquisten y se alargue. La gestión emocional de esta situación es uno de los principales desafíos a los que nos enfrentamos, así que debemos mantenernos lo más fuerte que podamos y apoyarnos en nuestros seres queridos, sin dejar que nos pueda la desidia o la tristeza. Desde aquí os mando toda la fuerza y un abrazo virtual enorme a todos. En MFM seguimos trabajando para ofreceros lo mejor de nosotros. Nos seguimos leyendo en nuestras redes sociales y en nuestra web.

      #yomequedoencasa

      Un beso,

      MAR